US Dairy Export CouncilLa industria láctea de Estados Unidos se muestra orgullosa del modo en que su rico patrimonio de gestión de la tierra y su compromiso a largo plazo con la explotación de ganado lechero sostenible fortalece las contribuciones económica, ambiental y social del sector.

La vaca lechera desempeña un papel fundamental en un sistema alimentario estadounidense sostenible y ambientalmente responsable que cubre las necesidades de las generaciones actuales y futuras.

Cuidado del medio ambiente: un compromiso con la mejora continua

  • En los últimos 60 años, la comunidad de lácteos de Estados Unidos ha reducido las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en un 63 %, y se ha fijado como meta voluntaria reducir las emisiones de GEI en un 25 % para 2020. US Family Owned Dairy Farms
  • La industria láctea estadounidense representa el 2 % de las emisiones totales de GEI del país, aproximadamente.
  • Desde 1944, la producción de leche se ha cuadriplicado, pero en ella se utiliza:
    • Un 90 % menos de tierras de cultivo
    • Un 76 % menos de estiércol
    • Un 65 % menos de agua
  • La industria láctea de Estados Unidos emplea sistema de digestores anaeróbicos para convertir el estiércol y los residuos alimentarios comerciales en electricidad, combustible para coches y camiones, fertilizantes y fibra.
  • En 2014, el número de sistemas de digestores anaeróbicos en funcionamiento en granjas de Estados Unidos alcanzó los 247, ubicándose un 82 % de ellos en granjas lecheras.
  • El uso del estiércol en la tierra mantiene la fertilidad del suelo y reduce la necesidad de emplear fertilizantes sintéticos.
  • Al devolver la mayoría de nutrientes con los que se alimentan a la tierra, las vacas lecheras estadounidenses crean un ciclo de nutrientes eficiente. El reciclaje de los nutrientes ayuda a mejorar la sostenibilidad de los cultivos productores.
  • En las granjas lecheras, el agua se reutiliza habitualmente hasta cinco o seis veces. El agua empleada para limpiar las salas de ordeño, por ejemplo, se reutiliza para limpiar las áreas de producción y luego para regar los campos.
  • Entre 2013 y 2014, la producción de leche aumentó un 2,4 %, alcanzando los 91 000 millones de litros. La tasa por vaca, de 9809 litros, superó en 195 litros a la de 2013.
  • Para mantener un medio ambiente saludable y limpio, muchos productores de leche participan voluntariamente en investigaciones destinadas a medir y supervisar con mayor precisión la calidad del aire.

Responsabilidad social: un compromiso con las futuras generaciones

  • En 2013, los 9,2 millones de vacas lecheras repartidas en 46 960 granjas lecheras con licencia produjeron 88 600 millones de litros de leche.
  • El 90 % de las escuelas de Estados Unidos suministra leche semidesnatada o desnatada a sus estudiantes.
  • El 18 % de las proteínas de la dieta de los estadounidenses procede de productos lácteos.
  • En 2014 se reivindicaron los derechos de 6943 nuevos productos de leche, queso y yogur. De ellos, el 11,7 % eran bajos en calorías, bajos en grasas, libres de grasas trans, sin sodio, bajos en azúcares, sin azúcares añadidos y/o sin azúcares.
  • Según las estadísticas de 2013 de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA), las tasas de lesiones en granjas lecheras y plantas de producción de lácteos se redujeron por segundo año consecutivo.
  • Los productores de lácteos de Estados Unidos trabajan estrechamente con especialistas en nutrición animal y veterinarios para asegurarse de que sus vacas disponen de los nutrientes que necesitan.
  • Las granjas lecheras estadounidenses utilizan muchas vías para mantener la comodidad de sus vacas, como ventiladores y rociadores de agua que las mantienen frescas en verano.
  • En 2014, The Great American Milk Drive, una organización benéfica dirigida por las compañías lecheras y los productores de leche de Estados Unidos, entregó 1,1 millones de litros de leche (y sus nueve nutrientes esenciales) a las familias del país.

Rentabilidad económica: un compromiso con la viabilidad a largo plazo

  • En 2011, los grupos de interés del sector invirtieron casi 54 000 horas, lo que supone un valor de negocio estimado de 6,2 millones de dólares.
  • Los productos lácteos estadounidenses son asequibles y fácilmente disponibles.
  • La leche es la fuente alimentaria más barata de calcio a través de la dieta.
  • Un consumo diario adecuado puede reducir el riesgo de padecer ciertas enfermedades crónicas, lo cual podría disminuir los costes sanitarios en 200 000 millones de dólares en un periodo de cinco años.
  • Las granjas y las empresas lecheras apoyan a las economías rurales en los 50 estados de Estados Unidos y Puerto Rico.
  • En 2012, 169 granjas lecheras se sometieron a auditorías energéticas, siendo el ahorro de costes en energía asociado a las mismas de más de 600 000 dólares.
  • Desde 2011, el programa Farm Energy Efficiency (Eficiencia Energética en las Granjas) ha contribuido a promover casi 900 auditorías energéticas en granjas, proporcionando un ahorro de 2 millones de dólares en costes potenciales.


Recursos:
2014 U.S. Dairy Sustainability Report, The Innovation Center for U.S. Dairy
U.S. Dairy’s Environmental Footprint, The Innovation Center for U.S. Dairy
How One Cow Contributes to a Sustainable Food System, The Innovation Center for U.S. Dairy

Descargar PDF