U.S. poultry and egg export councilMejorar la sostenibilidad de la producción de aves de corral y huevos en Estados Unidos no solo implica centrarse en la salud y el bienestar de las aves, sino también reducir los costes y maximizar la productividad, además de abordar las preocupaciones de índole social.

La herencia de las granjas familiares y la importancia de la tierra han permitido a las industrias de las aves de corral y los huevos liderar el desarrollo de prácticas sostenibles como principio fundamental para mantener un suministro alimentario seguro y protegido y preservar cientos de economías rurales en muchos estados del país.

Cuidado del medio ambiente: un compromiso con la mejora continua

  • En Estados Unidos, las emisiones totales del sector del pollo de engorde en «equivalentes de CO2» es de 5,77 toneladas por cada 1000 pollos de engorde comercializados, lo que representa aproximadamente el 0,6 % de los GEI atribuidos a la agricultura y menos del 0,1 % del total de gases de efecto invernadero globales.
  • En 2014, los avicultores estadounidenses emplearon 454 gramos (1 libra) de alimento por cada 454 gramos de pollo producidos, un valor muy inferior a los 2 kilogramos (4,7 libras) de 1925. Estas cifras se corresponden con una reducción de 7,3 millones de hectáreas (18 millones de acres) en las tierras utilizadas para producir maíz y soja.
  • Un estudio de 50 años publicado recientemente examinó la producción de huevos en Estados Unidos desde 1960 hasta 2010 para evaluar las medidas de comportamiento medioambiental, y concluyó que:
    • El proceso de producción de huevos libera una cantidad de emisiones contaminantes significativamente inferior, incluyendo una reducción del 71 % en las emisiones de gases de efecto invernadero.
    • Actualmente, las gallinas consumen un 32 % menos de agua por docena de huevos producida.
    • Hoy en día, las gallinas emplean algo más de la mitad del pienso para producir una docena de huevos.
    • Además, producen un 27 % más de huevos por día y viven más tiempo.
  • Los productores de huevos de Estados Unidos han realizado avances en el alojamiento de las gallinas, que incluyen mejoras en la ventilación de las instalaciones, el control de la temperatura y la iluminación y un entorno más seguro para vivir. Esto ayuda a garantizar que las gallinas están más protegidas frente a la fauna salvaje portadora de enfermedades.
  • La gestión del estiércol ha desempeñado un papel importante a la hora de minimizar el impacto ambiental de la industria del huevo. La gran mayoría del estiércol procedente de las gallinas ponedoras se recicla para la producción de cultivos, además de proporcionar nutrientes para las plantas, contribuir a la salud de los suelos, ahorrar energía y reducir el uso de fertilizantes comerciales.

Responsabilidad social: un compromiso con las futuras generaciones

  • En Estados Unidos, una amplia mayoría de las granjas avícolas pertenecen a y son operadas por familias. A pesar de la idea errónea de que las granjas son explotaciones industriales que pertenecen a grandes corporaciones, las granjas familiares representan el 97 % de todas las granjas estadounidenses.
    U.S. poultry and egg farmers

    Los productores de aves de corral y huevos de Estados Unidos proporcionan alimentos seguros y nutritivos, manteniendo al mismo tiempo un grado de atención superior para sus gallinas. Además, los agricultores entienden la importancia de proteger la tierra, el agua y el aire para sus comunidades y las generaciones futuras, y tratan continuamente de identificar formas de mejora.

  • El pollo, el pavo y el pato están entre los animales para alimentación más distribuidos del mundo y forman parte de todas las grandes cocinas.
  • La industria avícola estadounidense contribuye a la producción de alimentos sostenibles en Haití, ayudando a levantar y mantener una cooperativa avícola que produce pollo para los habitantes de la isla.
  • En los últimos 50 años, la población estadounidense ha crecido un 72 %, pero la eficiencia en la producción de huevos ha permitido a los productores satisfacer las demandas derivadas de este incremento con solo un 18 % más de gallinas.
  • Los productores de huevos de Estados Unidos suministran un producto de alta calidad que proporciona proteínas de alta calidad y origen 100 % natural. Según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), en la actualidad los huevos tienen un 14 % menos de colesterol (de 215 mg a 185 mg) y un 64 % más de vitamina D.

Rentabilidad económica: un compromiso con la viabilidad a largo plazo

  • Por sí solo, Estados Unidos consume 8000 millones de pollos al año y unos 250 huevos por persona.
  • En 2014, el valor combinado de la producción de pollos de engorde y huevos y ventas de pollos en el país ascendió a 48 300 millones de dólares, un 9 % más que los 44 400 millones de 2013.
  • El impacto económico de la industria avícola de Estados Unidos, incluyendo el impacto de los proveedores e inducido, es de 470 000 millones de euros, y de unos 32 900 millones en impuestos.
  • Los avicultores de Estados Unidos que participan en la producción y el procesamiento de las aves de corral proporcionan 1 814 200 puestos de trabajo que pagan 100 200 millones en salarios a familias de todo el país.
  • La industria del huevo estadounidense ha sumado casi 15 huevos de consumo per cápita en los últimos cinco años.
  • En 2014, la industria del huevo estadounidense experimentó un aumento del 27,4 % en las exportaciones, cifra que representa un valor de 337 millones de dólares.

 

Recursos:
Xin H., Gates R. S., Green A. R., Mitloehner F. M., Moore P. A. Jr., Wathes C. M. 2011. Environmental impacts and sustainability of egg production systems. Poult. Sci. 90:267–277.
Thornton G., US poultry industry to track sustainability, tell story. WATT PoultryUSA, agosto de 2014.
Infografía: The Egg Business. American Egg Board, 2015. http://www.aeb.org/images/PDFs/EggBusiness515.pdf.

Descargar PDF

Resumen de Prácticas Sostenibles:

En los últimos 20 años, los productores de arroz de Estados Unidos han aumentado la producción de arroz en un 53 %, reduciendo al mismo tiempo el uso de tierras en un 35 %, el uso de energía en un 38 % y el uso de agua en un 53 %.